Hoy soñé que despertaba en la calle del olvido. Me encontré con afiches que tenían tu nombre y otros estaban en un piso pulido. Habían avenidas nombradas con tus pensamientos, los carros tenían tu cara, pasaban tan rápido que a duras penas lo recordaba ¿Ese eres tú? me pregunto ¿cuántas veces tendré que odiarte para sacar los estigmas de algo tan podrido, quedó la cicatriz de una mentira, ¿Ese eres tú? o quizá eres sólo una marioneta del nuevo estereotipo de niño que es manipulado por lo superficial. Puede ser que siempre fuiste así y jamás lo percibí. Al final nunca mostramos lo que realmente somos. Aunque sean unos días más quiero guardar conmigo esos lindos recuerdos aunque sean falaces, quiero pensar que eres más estúpido que idiota. Que eres un niño que se dejo llevar por el dinero, por lo que dirán, que te importa más un auto que una persona que estaba dispuesta a dar su vida por ti. ¿así de simple eras? Las apariencias fueron más importantes y que yo siempre fui solo un medio para aparentar tu superflua infernal vida que siempre comentabas. ¿a qué jugabas? ¿por qué me hundiste así? Me volví tu sombra y perdí la cordura por una mentira. Vaya que supiste como envolverme.

Comentarios

Entradas populares