El amor no correspondido es como la droga, te creas una adicción innecesaria y tan bastarda que no sabes qué hacer con ella, eres tan vulnerable y tan ansioso a la vez. Quieres gritar que se puede ir a la mierda pero también quieres gritar no te vayas y cierra la puerta, las voces de mi alocada cabeza aún sollozan lo que debo hacer pero mi corazón herido me las juega una y otra vez.

Comentarios

Entradas populares