No sé porqué duele en el pecho, será porque desde hoy ya no somos dos a causa de tus laberintos; y ya no nos podremos agarrar la mano del otro y decirnos que si lloramos está bien.

Comentarios

Entradas populares