Sin título

Un tal vez, una llamada, una larga y continua espera, se vuelven tortuosas, se hiela el corazón y tu recuerdo sugiere un suspiro, me debato entre pensar si debo o no contestar ese último mensaje, da una puntada en el estómago y las manos se tornan frías como tu despedida, frías como yo cuando pedí libertad; somos par de extraños que en ocasiones se extrañan.
Pudimos anhelar el aroma del otro, recorrer en nuestros pensamientos el deseo de estar bajo la misma sábana y creer que era amor, ser jóvenes es creerse sabios y al mismo tiempo osados y eternos.
Llenos de remordimientos, angustias, deseos, pasiones e ilusiones. Así somos y no está mal.

Comentarios

Entradas populares